Documento de la sociedad civil uruguaya, ante la propuesta de la Comisión de Riesgo de Vegetales Genéticamente Modificados de autorizar la liberación de maíz transgénico para la producción y el consumo

Montevideo - 13 de setiembre de 2002.

Organizaciones y ciudadanos de la sociedad civil uruguaya, visto el documento sobre la liberación a producción y comercialización del "evento Mon 810 de maíz" elaborado por la Comisión de Evaluación de Riesgos de Vegetales Genéticamente Modificados (CERV), que recomienda al MGAP y MEF la autorización para la producción o la importación con destino al consumo directo del mismo, presentamos los siguientes cuestionamientos a dicha resolución:

Sobre los cultivos y alimentos transgénicos

1. Considerando las importantes evidencias científicas y experimentales de muchas partes del mundo, que demuestran que los transgénicos son una amenaza y un riesgo para la salud humana, para la seguridad alimentaria y para el medio ambiente, además de ser transgresores de los procesos de la naturaleza; y que el nivel de incertidumbre es tan alto -hecho reconocido por los científicos que están manejando la tecnología- que pueden existir aún más riesgos imprevisibles;

2. Considerando que la producción y los negocios resultantes de las investigaciones relacionadas a la transgenia en la agricultura están en manos de un grupo cada vez menor de empresas transnacionales que se fusionan y pasan a controlar áreas fundamentales para la sobrevivencia de la humanidad y de las especies en general, tales como las semillas, el procesamiento y distribución de los alimentos y áreas vinculadas a la salud;

3. Considerando que está siendo lesionado un derecho fundamental de los ciudadanos en tanto consumidores y/o productores de ejercer la libertad de opción tanto en el consumo como en la producción, ya que entre otras cosas, al consumidor le es negado el derecho básico de información sobre el contenido de los alimentos y por lo tanto la posibilidad de decidir si quiere consumir este tipo de productos o no; y a los agricultores les es negado, por varias vías, el derecho de guardar sus propias semillas para la próxima cosecha, y de producir en forma ecológica manteniendo sus variedades libres de la contaminación con transgénicos;

4. Considerando que el poder económico, político y de lobby de estas empresas presiona, vía operadores "técnicos", al poder político de los estados nacionales, atentando directamente sobre la soberanía de los países en la toma de decisiones tan caras a la sociedad;

5. Considerando que se ejerce violencia contra las bases éticas y de sustentación de la propia naturaleza cuando se manipulan y cruzan artificialmente especies vegetales con especies animales.
Sobre los mecanismos de la Comisión para sus recomendaciones

6. Considerando que el documento de "parecer" de la Comisión de evaluación de Riesgos de Vegetales Genéticamente Modificados basa sus recomendaciones principalmente en la información aportada por las empresas interesadas, que en el caso del maíz Bt Mon 810 es la de la empresa representante en el Uruguay de la transnacional Monsanto;

7. Considerando que el aviso de que el documento elaborado por la comisión y la documentación que presentó la empresa está a disposición del público para opinar sobre los mismos se publicó en el diario oficial y en dos diarios únicamente los días 20, 21 y 22 del mes de agosto un día en cada uno de ellos, en forma muy poco visible; y considerando además que las grandes mayorías actualmente no adquieren diarios por razones de ingresos;

8. Considerando que la información que brindó la empresa Monsanto que fue puesta a disposición del público está únicamente en inglés.

Sobre aspectos técnicos agronómicos y de impacto en el medio ambiente

9. Considerando que la inexistencia de investigación en el país que sustente las afirmaciones técnicas agronómicas que aparecen en el informe "de parecer" de la CERV referidas al maíz Mon 810, no permite realizar afirmaciones científicas fundamentadas en nuestras particulares condiciones de cultivo.

10. Considerando que los insecticidas microbiológicos como el Bt no han escapado al problema de la resistencia, al punto que ya se conocen 12 especies de insectos resistentes a ellos, aspecto que el informe no menciona;

11. Considerando que el Bt ha sido utilizado en la producción orgánica en pulverizaciones sobre cultivos en condiciones controladas, bajo normas conocidas y su eliminación en el ambiente es inmediata, existe la amenaza de que los transgénicos Bt promuevan la aparición de insectos resistentes en mayor proporción dada su lenta eliminación del ambiente, provocando la pérdida de este valioso auxiliar para los productores orgánicos.

12. Considerando que el polen de maíz, bajo ciertas condiciones, puede desplazarse a grandes distancias, el polen de maíz transgénico podría cruzarse con otras variedades de maíz para las cuales justamente no se desea su cruzamiento con transgénicos ya sea por que están destinadas para agricultura orgánica o son variedades seleccionadas por productores a lo largo de muchos años.
Sobre los riesgos económicos para el país de producir maíz transgénico

13. Considerando que en la actualidad ya estamos vendiendo maíz en el mercado europeo -mercado que ha perdido Argentina- por ser Uruguay justamente un país que no produce maíz transgénico;

14. Considerando que el país apuesta a su posicionamiento en el mercado internacional como país natural, posición que ya está en cuestión con la liberación a la producción de soja transgénica, estaría aún más en cuestión si se admite el cultivo de maíz transgénico;

15. Considerando que desde 1999 la superficie mundial de maíz Bt se ha reducido como consecuencia de las restricciones impuestas por varios países de la Unión Europea y Japón a las importaciones provenientes de los EE.UU y de Argentina; sobre todo a partir de que el maíz transgénico Starlink, no aprobado para consumo humano en Estados Unidos, fue encontrado en la cadena de alimentos en ese país.

Por lo anteriormente expuesto exigimos al Ing. Agr. Gonzalo González, titular del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca, al Dr. Alejandro Atchugarry, titular del Ministerio de Economía y Finanzas, y al Presidente de la República, Dr. Jorge Batlle, lo siguiente:

1º. Que basándose en el principio de precaución no se autorice la liberación del evento Mon 810 de maíz y que se suspendan inmediatamente toda y cualquier acción que legalice la producción de otros cultivos y comercialización de alimentos transgénicos, nacionales e importados;

2º. Que se revierta la decisión sobre la liberación del cultivo de soja transgénica;

3º.Que se establezcan recursos y acciones para posibilitar el esclarecimiento de los riesgos de esta nueva matriz tecnológica sobre toda la población;

4º. Que se promueva la investigación pública dentro de los principios de la ética, la sustentabilidad social, económica y ambiental, orientada a la solución de las grandes mayorías y no para generar mayor concentración y dependencia para el país y la sociedad.

PRONUNCIAMIENTO DE LA SOCIEDAD CIVIL DE URUGUAY

La sociedad civil de Uruguay, a través de los movimientos y organizaciones sociales, ambientalistas, de consumidores, productores y productoras y de agricultores y agricultoras, de cooperativistas, de entidades sindicales, de trabajadores rurales, y ciudadanos, suscribe este documento y manifiesta su decisión de trabajar por un Uruguay libre de transgénicos. De esta forma se suman voces y brazos a la corriente que desde innumerables partes de la tierra luchan por un mundo libre de transgénicos.

________________________________________

POR UNANIMIDAD, LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE MONTEVIDEO SE OPONE A LOS TRANSGENICOS

Montevideo, octubre de 2002.
El jueves 17 pasado, por una moción presentada a través del Edil del Espacio 90, Dr. Pablo Tailanián del Movimiento Socialista Emilio Frugoni, la Junta Departamental de Montevideo - con la aprobación por unanimidad de todos los partidos - resolvió promover la prohibición de la importación y/o producción de organismos genéticamente modificados (transgénicos) y reiterar su aspiración de que se proceda al etiquetado de los productos de este origen que se encuentran en plaza.
Esta iniciativa aprobada primero en la bancada del Encuentro Progresista y llevada a consideración de la Comisión de Medio Ambiente de la Junta, cuenta entre sus considerandos aspectos ambientales, de salud pública, sociales y económicos de importante repercusión para el Uruguay como ³País Natural².
Esta decisión fue comunicada a las Cámaras de Senadores y Diputados, a las Juntas Departamentales del Interior, a la Universidad de la República y a los Ministerios de Salud Pública, de Ganadería Agricultura y Pesca, de Economía y Finanzas y de Relaciones Exteriores.
Fuente: http://www.chasque.apc.org/guayubira/noticias/maiz.html