Transtrébol celeste: cada vez más cerca
Por: bioptimistas Thursday, Sep. 01, 2005 at 6:52 PM
bioptimistas@riseup.net

El trébol blanco transgénico se evaluará en la estación La Estanzuela del INIA; podría solicitarse autorización del evento
para 2007

En nuestro artículo El trébol de la mala suerte informamos que se había pedido autorización para evaluar un trébol GM. Esto se publicó en el Diario Oficial el 10 de febrero de 2005; se publicó también en dos diarios "de circulación nacional", en este caso dos diarios que no se venden en los quioscos sino que solamente se reciben por suscripción. El plazo para la vista pública vencía el 11 de marzo, aunque en el expediente figuraba "3 de marzo": calcularon veinte días corridos y no veinte días hábiles, que es lo que establece el decreto, y así el público dispuso de una semana menos para ver los documentos.

La noticia causó un revuelo moderado. El artículo fue destacado en Biotech Indymedia y replicado en varios sitios web. Fuera de la red apareció textualmente, aunque con otro título, en el Nº 316 del semanario Trato Hecho y fue leído íntegramente en Mundo Cañón y citado parcialmente en un artículo publicado en Brecha (curiosamente, en ninguno de estos casos se mencionó la
fuente). Resumiendo, si bien la noticia circuló en diversos medios no hubo ningún aporte a lo que ya se había dicho. No se sabía si la solicitud se había aprobado o no, ni tampoco a quién preguntarle.

En Servicios Agrícolas, donde estaba el expediente para la vista pública, no supieron ayudarnos. Para empezar no sabían , pero además, vencido el plazo no podían mostrarnos nada si no éramos parte interesada. Nos explicaron que seríamos parte interesada, por ejemplo, si representáramos a la empresa que solicitó la autorización. Como no era el caso, preguntamos qué se podía hacer para conocer la decisión de la CERV. Nos recomendaron dirigirnos al jefe del servicio, que en ese momento era Gonzalo Arocena.

Conocí a Arocena en la famosa audiencia del MON 810, y tuve el honor de que me dirigiera dos palabras: Cállese, señorita. Con ese antecedente, decidimos que lo mejor era intentar averiguar por otro lado, mientras esperábamos los cambios de autoridades. Así pasó el mes de marzo, sin novedad sobre el trébol. El 1º de abril el boletín Conexión Tecnológica (número 86) publicó una entrevista con el nuevo presidente de INIA, Pablo Chilibroste, de la que transcribimos la parte interesante:

¿Cómo se plantea el INIA la tecnología de transgénicos de cara al futuro de la investigación en Uruguay?
No se cómo es que la institución va a enfocar este tema concretamente, al menos no en este momento.

Puntualmente, circuló la noticia de que INIA iba a estar liberando un cultivar de trébol blanco transgénico, lo que preocupó a varios sectores -especialmente el cárnico- ya que va en contra a lo que es la imagen que el país quiere dar fronteras para afuera. ¿Es cierto ese rumor?

Es un tema sobre el que me he estado informando. INIA no está por lanzar una variedad de trébol blanco transgénica. Simplemente, en un viaje que hizo la Junta Directiva pasada a Australia se estuvo discutiendo la posibilidad de evaluar algunos eventos acá, pero eso va a ser decisión de esta Junta y no hay nada resuelto al respecto. Más allá
de mi posición personal, creo que es uno de los temas que requiere una apertura de discusión en los dos campos: el político y el técnico, y tienen que opinar los que están en cada área. Lo que es claro y necesario clarificar es que INIA no está planeando liberar una variedad transgénica al mercado interno.

Por otra parte se nos aseguraba una y otra vez que todas las autorizaciones estaban congeladas porque el organismo encargado, la CERV, estaba siendo reformado. Una jerarca de la Dinama subrayó que no habría aprobaciones porque la
representante del MSP no había ido a las reuniones de la comisión (lo cual es cierto). En agosto se realizó la evaluación
de la gestión institucional sobre transgénicos a puertas cerradas: no sólo no había prensa y los invitados fueron seleccionados a dedo riguroso (organizaciones, pero también personas dentro de éstas) sino que se dejó afuera a organizaciones
como la UITA y Rapal e incluso a dos parlamentarios. Según informan personas que concurrieron a estos talleres, allí se repitió que por el momento no habría nuevas autorizaciones.


Y quizá se estén refiriendo a nuevas liberaciones comerciales, porque el hecho es que la evaluación del trébol sí se autorizó, según la revista del propio INIA publicada en marzo y que lamentablemente no vimos en su momento. La revista empieza con la presentación del flamante director del instituto y termina con la noticia del trébol blanco. Esto salió en marzo, pero en la entrevista publicada el 1º de abril Chilibroste afirma que "no hay nada resuelto al respecto". Según el artículo, la solicitud se presentó en diciembre y fue aprobada en marzo; parece que la CERV trabajó duro en esos meses. Evidentemente se aprobó poco menos que el día mismo que vencía el plazo para la vista pública, si no antes, y la revista publica una noticia muy fresca. En todo
caso el trámite se inició en diciembre, pero en abril Chilibroste dice que "simplemente se estuvo discutiendo la posibilidad de evaluar algunos eventos".

Sin embargo en el artículo ya se plantea la "estrategia a seguir para el eventual uso de este transgénico": en la mejor de las hipótesis, en 2007 podría solicitarse la autorización para hacer "trabajos de mejoramiento que incluyan esta característica", luego vendría la etapa del mejoramiento convencional y para 2010 podría empezarse a trabajar en la formación del cultivar, que lleva
dos o tres años. En menos de una década el transtrébol celeste podría estar en nuestros campos. No tiene ningún sentido invertir tantos años en ensayos y burocracia si no se pretende lanzar el evento al campo después. Cuando Chilibroste aclara que "INIA no está planeando liberar una variedad transgénica al mercado interno" en realidad quiere decir "no ahora, eso es imposible. Habrá que esperar unos años, no hemos dado más que los primeros pasos". /p>

Hay que arrancar el problema de raíz: lo único sensato es que la evaluación no se realice, porque no hay deseo ni necesidad de un trébol transgénico y mejor sería que el INIA aprovechara sus recursos en algo más útil. Si el ensayo se lleva a cabo, el resto vendrá solo. Incluso en el improbable caso de que se destruyeran los ensayos, serían capaces de darlos por buenos (como con la audiencia). Sea como fuere, no es imposible que en pocos años haya trébol GM en nuestros campos. Es más: si se realiza la evaluación, casi podría darse por hecho.

Los ensayos con OGM siempre son peligrosos, y la liberación de estos organismos es prácticamente irreversible. Pero la autorización del ensayo, otorgada en forma tan confusa y poco transparente, sí puede revertirse. Se prevé que la evaluación comience en la segunda quincena de noviembre en la estación experimental de La Estanzuela. Quedan diez semanas libres de trébol transgénico.