Etiquetado de productos transgénicos ya está vigente en Montevideo y en poco tiempo se encontrarán en las góndolas de los supermercados

Desde enero de 2015 comenzó a regir el decreto aprobado por la Junta Departamental de Montevideo, que exige que todos los alimentos con componentes transgénicos sean etiquetados con un triángulo amarillo y la letra T.

Un triángulo amarillo con una T será la señal de que el producto contiene ingredientes transgénicos. la medida entró en vigencia en Montevideo el 1° de enero de 2015. Josefine Stenudd.

El director de salud de la Intendencia de Montevideo aseguró a LARED21 que en pocas semanas los productos ya se encontrarán en las góndolas de Montevideo.

El decreto N° 34.901 establece que los alimentos que han sido manipulados genéticamente o que contienen uno o más ingredientes provenientes de éstos y que superen el 1% del total de componentes, deberán ser etiquetados.

Entendiendo por organismos genéticamente modificados cualquier planta, animal o microorganismo que haya sido modificado por técnicas de ingeniería genética, con el fin de lograr alguna característica, por ejemplo, producir proteínas de interés industrial, incorporar resistencia a plagas de cultivos o mejorar la calidad nutricional de los alimentos.

La normativa entró en vigencia para Montevideo el 1° de enero y se está ajustando su implementación.

LARED21 conversó con el Director de Salud de la Intendencia de Montevideo, Pablo Anzalone, quien expresó que están en período de diálogo con algunas empresas que deben cumplir con el decreto y han argumentado dificultades, destacando que la IMM no ha aprobado prorrogas generales para el cumplimiento de la normativa, sino que ha abierto una instancia de intercambio con las empresas que deseen presentar argumentos razonables para pedir un tipo de plazo, y que serán considerados y resueltos por la administración puntualmente en cada caso.

Las empresas que no se presenten a declarar los alimentos estarán incumpliendo con el decreto.
Pablo Anzalone comentó a LARED21 que las empresas “nos han planteado dos tipos de dificultades, unas de tipo operativo para poder colocar el sticker con el triángulo y la T, que es el símbolo de la presencia de transgénicos, y otras que refieren a dificultades para saber efectivamente si algún tipo de alimento tiene o no componentes transgénicos” expresó.

Para este último caso la IMM va a implementar un análisis de los productos en conjunto con la Facultad de Ciencias, con el fin de informarles a quienes presentes argumentos razonables sobre el desconocimiento de la existencia de transgénicos.

“Es indudable que si elaboran alimentos con soja transgénica no hay nada que analizar, ya se sabe que contiene componentes transgénicos, lo mismo si la elaboración se realiza con maíz transgénico, pero puede darse el caso, sobre todo en productos importados o que incluyen elementos importados en los cuales puede existir una duda sobre si hay presencia de transgénicos que se les va a evacuar la duda, ya que la norma establece la obligación del etiquetado cuando se tiene más del 1% de cada ingrediente” explicó.

Sanciones a los que incumplan la normativa

Anzalone explicó que “las sanciones por problemas de etiquetado no son muy importantes en cuanto al monto, porque el ingesto lo establece así, pero sí son acumulativas y la IMM va a difundir en caso de incumplimiento lo que se detecte y cuáles son las empresas”.

El Director de Salud de la IMM resaltó además que en el diseño del reglamento se buscó simplificar el trabajo de las empresas, en el sentido de que no se exige un cambio global en el etiquetado, sino que se exige el mismo símbolo que se utiliza en Brasil para este tipo de alimentos, que es un triángulo con una T en fondo amarillo, por lo que para las empresas que trabajan en ambos mercados es el mismo etiquetado que ya se utiliza, mientras que a las que trabajan solo acá con un sticker que contenga el símbolo exigido, ya se está cumpliendo con la normativa.

El decreto corre para todos los productos transgénicos que se comercializan en Montevideo, ya sean importados o nacionales

Durante la conversación con LARED21 Anzalone explicó que son procesos que en todos los países donde se han implementado llevan un tiempo de aprobación, de ajustes y de implementación, pero que Montevideo “en pocas semanas van a estar apareciendo ya en las góndolas los primeros alimentos con el etiquetado correspondiente y a lo largo del año se van a ir cumpliendo los plazos comprometidos o autorizados para cada producto cuando hubo argumentos razonables para otorgarlos”, resaltando que para éstos no se están dando plazos largos.

Fuente: