Relator de la ONU pide modificar las patentes de las semillas comerciales

21 de octubre 2009

Naciones Unidas, (EFE).- El relator especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, Olivier de Schutter, pidió este miércoles cambios en las leyes de derechos de propiedad intelectual de las semillas comerciales, para evitar que sean un lastre en el aumento de la producción agraria.

De Schutter señaló que el refuerzo de estas leyes en los últimos años a nivel global las ha convertido en una amenaza para la investigación, la biodiversidad y la seguridad económica de los pequeños productores agrícolas en los países menos desarrollados.

"La dependencia de variedades de semillas comerciales que provienen de un mercado monopolizado supone un riesgo de dependencia para el agricultor, que puede caer en una espiral de deudas si le falla una cosecha", dijo en una conferencia de prensa el relator de la ONU, que hoy presenta su informe anual a la Asamblea General del organismo.

El jurista belga propuso modificar las leyes que protegen a la propiedad intelectual para que no se conviertan en un impedimento para el desarrollo de un sector agrícola que proporcione seguridad alimentaria a los más pobres del planeta.

Recordó que tres compañías multinacionales controlan el 47 por ciento del mercado de semillas comerciales, lo que es un indicio del peligro que supone depender cada vez más de estos productos agrícolas.

De Schutter dijo que en su reciente visita a Brasil, varios investigadores de laboratorios públicos resaltaron que los derechos de propiedad se han convertido en un obstáculo para sus trabajos, ya que se les impide el acceso a las últimas semillas desarrolladas por estas compañías.

También señaló que el aumento de la dependencia de las semillas comerciales en los países más pobres ha desequilibrado los mercados tradicionales, que se alimentan de las semillas guardadas de una cosecha a otra.

Los Gobiernos de los países en desarrollo ahora promueven en sus ayudas al campo el uso de estas semillas elaboradas por las multinacionales, luego de que durante años hayan descuidado los mercados tradicionales, que a menudo son fuentes de semillas más adecuadas para los agricultores pobres, apuntó.

"Estas nuevas semillas tienen sus ventajas y desventajas, ya que reducen la variedad de los cultivos y aumentan la dependencia de las firmas comerciales", dijo.

Asimismo, subrayó que no todos los avances en el incremento de la producción agrícola dependen de inversiones multimillonarias en alta tecnología.

En concreto, citó el caso de investigadores peruanos que con 10.000 dólares lograron aumentar la resistencia a los virus de la oca, un tubérculo andino, lo que permitió doblar su producción.

fuente
http://www.google.com/hostednews/epa/article/ALeqM5hwRJjytVaF6UqefZRe9Y1c1p7avQ