Entra en vigor tratado clave para biodiversidad y agricultura sostenible


ROMA (AFP) - El Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Agricultura y la Alimentación, que protege la biodiversidad y garantiza una agricultura sostenible, entra en vigor este martes, anunció la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El Tratado, que fue ratificado hasta ahora por 55 países, entre ellos doce europeos y la Unión Europea (UE), es el fruto de largas negociaciones entre la comunidad internacional y ofrece acceso a los recursos genéticos de las plantas, regula sus beneficios y reconoce y promueve el derecho de los agricultores.

"Hoy comienza una nueva era", aseguró Jacques Diouf, director general de la FAO, quien señaló que el acuerdo, jurídicamente vinculante, reconoce la labor de los agricultores de todo el mundo, particularmente de los de los países del Sur del planeta, que han desarrollado y conservado los recursos fitogenéticos durante milenios.

"Ahora los países deben proporcionar los recursos necesarios para que el Tratado pueda ser operativo", pidió Diouf.

"La entrada en vigor de este acuerdo internacional vinculante será crucial para permitir una agricultura sostenible", agregó.

El tratado garantiza que los recursos fitogenéticos para la agricultura y la alimentación, vitales para la supervivencia humana, se conserven y se empleen de manera sostenible, y que los beneficios derivados de su uso se distribuyan de manera justa y equitativa, indicó la entidad.

"El Tratado reúne a países, agricultores y científicos mejoradores de plantas y les ofrece un enfoque multilateral en el acceso a los recursos genéticos de las plantas y el reparto de los beneficios derivados de su uso", explicó el español José Esquinas-Alcázar, secretario de la Comisión de Recursos Genéticos de la FAO, uno de los mayores expertos sobre el tema.

La experiencia y el conocimiento obtenido a través de muchas generaciones de agricultores ha hecho posible el desarrollo y la conservación de miles de variedades agrícolas que de otro modo se habrían perdido para siempre.

El tratado reconoce y protege este legado, que es la base del reconocimiento de los "Derechos de los Agricultores", uno de los elementos más innovadores del Tratado, explicó la organización.

La mayoría de los agricultores pobres en el mundo dependen del uso de la biodiversidad genética para su supervivencia.

Numerosos países de América Latina figuran entre los más ricos en términos de diversidad genética y podrán beneficiarse con el Tratado.

Por primera vez en la historia, gracias al acuerdo, existirá un sistema multilateral de acceso facilitado y de reparto de beneficios para los cultivos y plantas forrajeras más importantes para la seguridad alimentaria mundial.

Los estudiosos de la FAO han denunciado durante años la dramática reducción de la biodiversidad a través de los siglos, por lo que lanzaron la idea de establecer un tratado.

De las cerca de 10.000 especies empleadas para la producción de alimentos y forrajes en el pasado, hoy en día se utilizan apenas 150 que garantizan la alimentación de la mayoría de la población mundial.

"Sólo 12 cultivos proporcionan el 80% de la energía que consumimos, siendo el trigo, el arroz, el maíz y la patata responsables del 60% de ese total", señaló la entidad.

"El acceso a una mayor variedad de alimentos disponibles en los mercados, fruto de una mayor diversidad genética, mejorará la vida y la dieta de los consumidores, tanto en las zonas urbanas como rurales", sostiene la FAO.

Uno de los puntos que generaron más debate, y que fue adoptado, es el del reparto obligatorio de los beneficios obtenidos de la utilización de dichos recursos genéticos, incluidos los beneficios obtenidos de la comercialización por el sector privado de nuevas variedades de cultivos.

Ese punto afecta a grandes empresas del sector, muchas estadounidenses, por lo que Estados Unidos se había abstenido de adoptarlo. Sin embargo, en noviembre del 2002 firmó el acuerdo y se espera que el congreso lo ratifique.

La mayoría de los países latinoamericanos, entre ellos Brasil, Argentina y Chile junto con los países andinos, firmaron sólo el acuerdo hasta definir si afectaban normas del Pacto Andino, explicaron fuentes diplomáticas.

"La discusión fue resuelta, ya que no afecta los acuerdos regionales. La mayoría de los países latinoamercianos lo ratificarán a través de sus Parlamentos próximamente. Colombia es una de las grandes impulsadoras del Tratado", aseguró a la AFP el embajador de Colombia, Fabio Valencia Cossio.

Con el nuevo sistema, los agricultores de los países en desarrollo, que durante siglos han contribuido a conservar lo que se ha denominado como la "despensa de la humanidad", serán finalmente recompensados, comentó el experto de la FAO.

Fuente: http://www.mipunto.com/punto_noticias/noticia_internacional.jsp?tipo=MUNDOYA&archivo=040629110900.gjcpbdxy.txt <http://www.mipunto.com/punto_noticias/noticia_internacional.jsp?tipo =MUNDOYA&amp;archivo=040629110900.gjcpbdxy.txt>’