Agrocombustibles para los Agronegocios

descargue en formato pdf para imprimir aquí

¿Que son?

Son productos que se obtienen a partir de materias primas de origen agrícola o animal para producir energía.

Los agrocombustibles que se derivan de cultivos de plantas incluyen:

- Biomasa; se trata de material de orígen vegetal, que es directamente quemado, por ejemplo, la leña

- Biodiesel; Para su producción de se utilizan preferentemente cultivos oleaginosos como la soja, girasol, colza, sorgo y palma aceitera entre otros.

- Etanol; es el producto de la fermentación de granos, pasto, paja o madera, incluyendo maíz, caña de azúcar, remolacha.

¿Dónde se utilizan?

El biodiesel y el etanol se mezclan con gasoil y nafta respectivamente, o se usan en forma directa en motores especiales.

¿Cuáles son los argumentos a su favor?

El principal argumento de la “bondad” de los agrocombustibles es que no contribuyen a las emisiones de carbono y por lo tanto ayudarían a combatir el calentamiento global. Se sostiene que su combustión devuelve a la atmósfera el dióxido de carbono que las plantas absorbieron cuando estaban creciendo en el campo, con lo cual serían "neutrales en materia de emisiones de carbono". Frente a la necesidad de reemplazar el petróleo y los combustibles fósiles, principales responsables del calentamiento global, los agrocombustibles son presentados como una solución.

También se esgrimen razones económicas, como el alto precio del petróleo y la disminución de las reservas mundiales.

Son a veces presentados como una forma de no depender de las políticas de terceros países en la provisión de energía y avanzar hacia una soberanía energética.

¿Es esto así?

Los cultivos para agrocombustibles aceleran el cambio climático. Se debe tener en cuenta qué es lo que hay en el suelo antes de que se establezca un cultivo para producir agrocombustibles. La destrucción de muchos ecosistemas, puede liberar a la atmósfera grandes cantidades de carbono. Las mismas pueden ser mucho mayores a las que almacenarán los cultivos para agrocombustibles que ocupan su lugar.

El cambio climático también se acelera con la utilización de fertilizantes nitrogenados, un insumo imprescindible de muchos cultivos para agrocombustibles.

El precio del petróleo nada tiene que ver con la disminución de las reservas mundiales del mismo. Su precio es manejado por las mismas empresas multinacionales que impulsan el agronegocio de los agrocombustibles.

Los agrocombustibles tampoco favorecen la soberanía energética de países como Uruguay. Su efecto puede ser el opuesto, forzando al país a convertirse en un productor de commodities para el mercado mundial de agrocombustibles al tiempo que desplaza agricultores y pone en riesgo la producción de alimentos.

El único modo de enfrentar el cambio climático, lograr la independencia económica y alcanzar una verdadera soberanía energética y alimentaria pasa por abandonar el modelo de consumo actual. El actual modelo de desarrollo, por lo insustentable y desmedido, es el responsable último del cambio climático, y la dependencia económica, energética y alimentaria.

Impactos sociales y ambientales ¿Cuáles son los costos?

- Disminución de la superficie cultivable para la producción de alimentos destinados al consumo interno, tanto humano como animal
- Menor producción de alimentos, provocando un alza en su precio y un aumento del hambre en el mundo
- Aumento de los monocultivos agrícolas y forestales, con la consecuente pérdida de biodiversidad, desaparición de especies autóctonas, pérdida de bosque nativo y de praderas naturales
- Incremento de los cultivos transgénicos y del riesgo de contaminación genética
- Erosión, pérdida de fertilidad y contaminación del suelo
- Contaminación del agua por el arrastre de suelos erosionados y por el uso de agrotóxicos y fertilizantes
- Incremento de plagas y enfermedades por el uso de agrotóxicos y la pérdida de biodiversidad
- Impactos negativos en la salud de la población por el uso de agrotóxicos
- Cuando son impulsados por las grandes empresas de los agronegocios, provocan además una mayor concentración en la propiedad de la tierra con el consiguiente desplazamiento de miles de agricultores

¿Quiénes se benefician?

La producción y comercio de los agrocombustibles son un gran negocio para la industria automovilística, las petroleras, las empresas forestales y de la celulosa, las corporaciones que controlan el comercio de semillas patentadas y las trasnacionales de los agrotóxicos y transgénicos.

¿Ahorro de energía?

Para responder esta pregunta se debe considerar la energía que se invierte en la obtención de semillas, en la aplicación de riego, en la producción y aplicación de agrotóxicos y fertilizantes, en la producción y uso de maquinarias, así como en el procesamiento y el transporte de los cultivos. Si todo esto se toma en cuenta, se llega a la conclusión que en muchos casos se gasta más energía en la producción de agrocombustibles que la que se obtiene a partir de los mismos.

Además, si se tuviese que pagar el costo del agotamiento de grandes extensiones de suelo y de grandes cantidades de agua, los agrocombustibles ni siquiera serían convenientes económicamente.

Situación de Uruguay

En noviembre del 2007 se decretó una ley que promueve la producción de agrocombustibles en el país y se autoriza su mezcla con naftas en una proporción de hasta un 5% (cinco por ciento).

Actualmente, los cultivos destinados a la producción de agrocombustibles en Uruguay son caña de azúcar , sorgo, soja transgénica y maíz.

En resumen, habrá un auge de producción de alimentos para motores mientras los uruguayos deberán sufrir las consecuencias de este modelo.

¿Cuántas hectáreas de nuestro territorio deberían destinarse a agrocombustibles si se quisiese abastecer con los mismos a todos los autos del país? ¿Quedaría lugar para producir alimentos?

¿Qué hacer?

Estimular el cambio de modo de vida consumista, y hacer más equitativo y sustentable el consumo de energía.

Promover el desarrollo de fuentes de energía alternativas y diversas (solar, eólica) , apropiadas a nuestro entorno.

Eliminar los subsidios y exoneraciones tributarias a la producción y el comercio de agrocombustibles.

Privilegiar el transporte público por sobre los automóviles, ya que estos consumen más del 50% de la energía producida en el mundo.

 

REL-UITA | 900 74 73 | uita@rel-uita.org | http://www.rel-uita.org/

RAPAL Uruguay | 401 2834 | rapaluy@chasque.net | http://www.chasque.net/rapaluy

Ilustración: Tunda Prada (© Rel-UITA)