Los Ecosistemas de la Tierra Son Cruciales para la Estabilidad Económica, Social y Espiritual

síntesis (en .pdf)

El PNUMA insta a una mejor conservación de los sistemas de soporte de vida del planeta para la lucha contra la pobreza, la entrega del crecimiento y el cumplimiento con los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Beijing/Nairobi, 30 de marzo, 2005, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. El valor de los bosques, humedales, arrecifes de coral y otros ecosistemas del mundo, en la lucha contra la pobreza y la
entrega del desarrollo sustentable, son destacados el día de hoy en un informe internacional.

La Evaluación Ecosistémica del Milenio establece que los ecosistemas y servicios son financieramente significativos, y degradarlos y dañarlos es equivalente al suicidio económico, dijo Klaus Toepfer, Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

La evaluación, en donde el PNUMA ha desempeñado un papel importante, aclara que la humanidad está acabando su ‘capital natural’.

Argumenta que la pérdida de servicios naturales, tales como la purificación del aire y agua, la protección contra desastres y el abastecimiento de medicamentos, como resultado de los ecosistemas dañados y degradados, se han convertido en una barrera significativa en la búsqueda hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015.

Toepfer, durante el lanzamiento del informe en Beijing, China, aseveró: "Existen muchas razones urgentes para valorar los ecosistemas y la gran variedad de servicios que ofrecen. Los hábitats, la vida silvestre y los
paisajes de este planeta son fuentes de belleza, enfoques de espiritualidad y culturalmente significativos para la gente, las comunidades y las naciones”.

“También, específicamente para los pobres, son la base de subsistencia partiendo de bosques y pesca, hasta agricultura y turismo. Durante mucho tiempo, su valor económico ha sido ignorado, los servicios de los
ecosistemas han sido tratados con toda libertad y su explotación ha sido ilimitada”, dijo Toepfer.

“La Evaluación Ecosistémica del Milenio, por primera vez, nos adentra en la importancia económica de los servicios de ecosistemas y algunos nuevos argumentos adicionales para el respeto y conservación de los sistemas de apoyo de la vida en la Tierra. No soy uno de aquellos quienes creen que todo en la Tierra debe ser transformado en dólares y centavos. Sin embargo, estos valores estimados son un buen comienzo y una razón útil y adicional para preocuparse y respetar el capital natural, junto con el capital humano y financiero”, acotó el director ejecutivo del PNUMA..

También alabó la metodología de la evaluación, notando que era un punto de partida de los métodos tradicionales que se enfocan en contabilizar especies individuales y, luego, monitorear sus altas y bajas.

Toepfer estimó que evaluar los ecosistemas ofrecía una mejor forma de cumplir con los objetivos y plazos del Plan de Implementación de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sustentable.

Esto llama a dar marcha atrás a la tasa de pérdida de biodiversidad para 2010.

Algunos Puntos Importantes<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

El informe, trabajo de más de 1.300 expertos, dice que los ecosistemas sanos e intactos frecuentemente tienen mayor valor que aquellos que están alterados, dañados y degradados.

Los humedales son hábitat importante para peces, aves y plantas. También son filtros naturales para agua contaminada, así como medios de almacenamiento de agua. También tienen un alto valor recreativo.

El informe dice que un humedal intacto, en el caso de Canadá, tiene un valor de $6.000 dólares por hectárea, mientras que uno que ha sido limpiado para la agricultura intensa tiene un valor de $2.000 dólares por hectárea. El mismo argumento se hace para los pantanos intactos contra la misma área limpiada para la granja de camarones: $1.000 dólares por hectárea en Tailandia contra alrededor de $200 dólares por hectárea para uso de acuacultura.

El informe estima el valor recreativo de los servicios de ecosistemas utilizando el ejemplo del caso de Áreas de Gestión Marina en Hawaii. Establece que en seis de estas áreas, el valor recreativo varía de $300.00 a
$35 millones de dólares.

Las 3.000 hectáreas del Pantano Muthurajawela en Sri Lanka, un turbal costero, están avaluadas en $5 millones de dólares al año, debido a los servicios de control de inundaciones que ofrece localmente.

El informe también observa los costos del daño y degradación a ecosistemas.

Cita el colapso, a principios de 1990, de la pesca de bacalao en Newfoundland debido a la sobre explotación. Esto pone a cientos de miles de personas en el desempleo y con un costo de $2 mil millones de dólares en apoyo y recapacitación de ingresos.

La Eutroficación en Inglaterra y Gales, como resultado del uso excesivo de fertilizantes y otros recursos, tales como agua de deshecho, causó daño a las aguas dulces, haciendo un total de hasta $160 millones de dólares al año en la década de 1990.

La quema de 10 millones de hectáreas de los bosques de Indonesia a finales de la década de 1990, costó en promedio $9 mil millones de dólares en incremento al cuidado de la salud, producción e ingresos turísticos perdidos, dice el informe.

La pérdida anual neta, ligada a las especies ‘alienígenas’ invasoras en la región de Cabo Floral en Sudáfrica, está estimada en $93 millones de dólares.

El informe dice que los costos de reforestación de ecosistemas pueden ser altos, indicando que es más barato conservarlos en lugar de contaminarlos y después limpiarlos.

El Estado de Louisiana en los Estados Unidos ha puesto en marcha un plan de restauración de humedales con un valor de $14 mil millones de dólares, para proteger 10 mil kilómetros cuadrados de pantanos, ciénagas e islas de barrera para reducir, en parte, las marejadas de tormentas generadas por los huracanes.

El informe también argumenta que la seguridad humana está en riesgo debido al declive de ecosistemas. Dice que la severidad y frecuencia de inundaciones e incendios se ha visto agravada por el daño al capital natural de la Tierra.

Por ejemplo, entre 1990 y 1999, más de 100 mil personas murieron a causa de inundaciones, causando daños con un total de $243 mil millones. En parte, esto es culpa de la canalización de ríos y otros cuerpos acuíferos naturales.

Fuente: Informe de prensa del PNUMA

Para Mayor Información, Favor de Contactar a:

Eric Falt, Vocero/Director de la División de Comunicaciones e Información
Pública del PNUMA, al Tel: 254 20 623292, E-mail eric.falt@unep.org o a
Nick Nuttall, Director de Medios del PNUMA, al Tel: 254 20 623084, Móvil:
254 733 632755, E-mail: nick.nu