Colombia: Un muerto y 154 personas intoxicadas con endosulfán, cuyo uso está prohibido

Armenia, Colombia, 13 de agosto de 2007. Los funcionarios del Instituto Seccional de Salud del departamento de Quindío (ISSQ dieron la voz de alerta. Murió un muchacho campesino de 16 años en el municipio de Córdoba y 154 personas de diversas edades han resultado intoxicadas durante el 2007 debido al contacto con el insecticida endosulfán. El uso de este plaguicida organoclorado es ilegal, ya que fue prohibido en 2001 por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), mediante las resoluciones 1311 y 1312.
No se identificó al menor muerto ni el lugar exacto en el que se registró su fallecimiento.

La directora del ISSQ, Lida Brito Peláez, alertó frente al contrabando de este peligroso plaguicida cuyos nombres comerciales más conocidos son Thiodan, Thionil y Thionex.

El funcionario del servicio de salud, José Jesús Arias, señaló que los agricultores están utilizando el agrotóxico en cultivos de café y plátano, a pesar que éste no tiene autorización ni registro en Colombia por su alto nivel de toxicidad. Además, las autoridades de salud advirtieron que este plaguicida deja rastros en los cultivos, los cuales pueden causar daños a quienes los consumen, y que permanece durante largo tiempo en el aire, agua y suelos.

RAP-AL y PAN Internacional desarrollan una campaña permanente por la eliminación del endosulfán a nivel mundial, debido a su gran toxicidad, alto nivel de persistencia en el ambiente y bioacumulación en los seres vivos.

Delito de homicidio

Los reportes del ISSQ indican que el uso ilegal de este insecticida ha sido detectado en los municipios de Calarcá, Montenegro, Córdoba y Quimbaya, en el departamento de Quindío, donde los dueños de las fincas les habrían suministrado el plaguicida a los trabajadores, sin elementos de protección para efectuar las fumigaciones. La situación más delicada se reporta en Córdoba, localidad del occidente del Quindío, donde la utilización del Thiodan (endosulfán) ha intoxicado este año a varias decenas de personas de todas las edades.

El Instituto Seccional de Salud anunció que recurrirá a las autoridades competentes para denunciar el homicidio del joven campesino, pues quienes le proporcionaron el insecticida incurrieron en un delito. Por su parte, el servicio de salud iniciará una investigación para establecer responsabilidades y detectar a los comerciantes que venden endosulfán. Al mismo tiempo, emprenderá una campaña pedagógica para que los campesinos se abstengan de utilizar productos no autorizados. Desde ya, se pidió a las personas que tengan conocimiento de lugares donde se almacena este insecticida, u otros prohibidos, que informen a las autoridades sanitarias a los números telefónicos 7417700, extensión 384, y al 7411019.

Fuente: Caracol 08/03/2007 www.caracol.com, www.eltiempo.com (con información de EFE) 08/03/2007, La Crónica del Quindío, Colombia (08/01/2007).