Comunicado de la COORDINADORA NACIONAL DE ORGANIZACIONES DE MUJERES TRABAJUADORAS RURALES E INDÍGENAS – CONAMURI
13 de setiembre de 2006

La COORDINADORA NACIONAL DE ORGANIZACIONES DE MUJERES TRABAJUADORAS RURALES E INDÍGENAS – CONAMURI, manifiesta a la opinión pública su indignación y repudio ante otro hecho ocurrido el día lunes 11 de setiembre con la muerte del niño Vidal Samuel Ocampo Talavera hijo de Sofía Talavera y nieto de la compañera Petrona Villasboa. Como es de público conocimiento esta familia viene arrastrando una verdadera tragedia desde el 2003, victima de una fumigación con agrotóxicos de parte de Herman Schlender y Lauro Launstenslager sojeros de la zona de Pirapey Itapùa.

El bebe nació con hidrocefalia consecuencia del envenamiento que ha sufrido la madre, fue operado en el Hospital Materno Infantil de San Lorenzo, el domingo pasado tuvo una segunda operación y falleció a las 20 hs. Tenia cinco meses de edad.

Los casos de los niños Silvino Talavera, Vidal Ocampo y otros miles de niños y niñas que se truncan sus vidas a causa de un sistema injusto basado en el modelo de producción agroexportador implementado en nuestro país, donde es priorizado el lucro de una minoría privilegiada que encuentran respaldo en el gobierno.

Para Nicanor Duarte Frutos la vida de los Paraguayos /as que sufren la agonía de la muerte lenta con el hambre la enfermedad y otras necesidades acuciantes no tienen ninguna importancia.

La creciente pobreza que hoy tiene nuestro país con más de tres millones de personas que viven en extrema condiciones de pobreza, resultado de una política asistencialista dirigida por organismos internacionales.

CONAMURI fiel a su principio de defensa de la VIDA exige justicia.

Que los sojeros Schlender y Launstenslager reciba el peso de la justicia y sean cumplida la condena por ser los verdaderos responsable de la tragedia de la familia Talavera Villasboa.

POR LA VIDA, LA JUSTICIA Y UN AMBIENTE SALUDABLE!!

Julia Franco, Secretaria de Relaciones, Asunción,13 de setiembre de 2006