Un festival de cine ambiental empañado por apoyo empresarial
Las autoridades la eligen y ella se viste de verde

Entre el 22 y el 28 de mayo de 2009 se llevará a cabo en Montevideo el "1er Festival de Cine Ambiental y Diversidad Cultural, De Ver Verde", organizado por varias organizaciones internacionales y nacionales, entre las que se encuentran la Dirección Nacional de Medio Ambiente y el Ministerio de Educación y Cultura.

De acuerdo a los organizadores el festival busca promover, desde el arte y la cultura, una mirada abierta a los fenómenos ambientales que afectan al mundo y la región. “De Ver Verde” tiene además un objetivo didáctico, acercando a varias escuelas y liceos públicos de la capital y el interior con un atractivo menú fílmico y una muestra de dibujos infantiles.
Desde el punto de vista ambiental y educativo este festival parece ser una muy buena iniciativa, ya que muchos estudiantes y público en general tendrán la posibilidad de poder ver y disfrutar un espectáculo muy variado y educativo.

Lamentablemente, todo lo anterior se ve empañado por el apoyo oficial de la empresa Bayer a la realización de este evento, ya que en Uruguay esta empresa es responsable de la venta de nada menos que 42 agrotóxicos que afectan tanto al medio ambiente como a la salud humana.

Dentro del conjunto de agrotóxicos vendidos por Bayer se encuentra el endosulfán, insecticida que en la Unión Europea y en otros países del mundo está prohibido luego de haber sido catalogado como Contaminante Orgánico Persistente. Cabe recordar que a mediados de abril murieron alrededor de 60 terneros en Paysandú a causa de este insecticida y que ha dejado un sitio contaminado que llevará años descontaminarlo, así como contaminación en el agua y muerte de peces y otros animales acuáticos.

Pero allí no acaba todo. Bayer también vende en nuestro país el fipronil y el Imidacloprid, a pesar de que en su país de origen (Alemania), el fipronil está prohibido y el Imidacloprid tiene su venta suspendida, por ser ambos productos causantes de la muerte de millones de abejas. Sin embargo, en nuestro país se siguen vendiendo ambos insecticidas, a pesar de las continuas demandas que han realizado los apicultores para que se prohíba el uso del fipronil por haber causado la muerte de miles de colmenas.

Tanto los efectos de estas sustancias para el medio al medio ambiente como sobre la salud de las personas que están expuestas a las mismas son múltiples: desde ser tóxicos por inhalación y por ingestión hasta ser posibles cancerígenos y causantes de alteraciones reproductivas, inmunológicas y hormonales; algunos de ellos son muy nocivos para los organismos acuáticos y las abejas. Según la hoja de datos de seguridad aportados por la propia Bayer CropScience, se reconoce que el insecticida Tiacloprid y los funguicidas Iprodione, Trifloxistrobin y Ciproconazol son posibles cancerígenos. Pese a ellos, la empresa los sigue comercializando en Uruguay.

La presencia de Bayer apoyando el evento hace que “De Ver Verde” se convierta en un festival maquillado de verde, en el que el objetivo didáctico será mostrar una amplia variedad de películas, pero que estará vacío del necesario pensamiento crítico que permita transformar la realidad. Una realidad ambiental que hoy, en el caso de Uruguay, requiere la prohibición de venenos de la Bayer como el endosulfán, fipronil, imidacloprid y muchos otros vendidos por esta empresa.

Si lo que realmente se quiere es ofrecer “una mirada abierta a los fenómenos ambientales que afectan a nuestro país, a nuestra región y al mundo”, entonces lo primero hubiera sido impedir que una empresa como la Bayer apareciera asociada al festival. Al no haberlo hecho, los organizadores de este festival no solo le otorgan una imagen “verde” a Bayer, sino que además engañan al público asistente pretendiendo que esta empresa colabora en el cuidado del medio ambiente.


RAPAL Uruguay
19 de mayo 2009