RAP-AL pide la eliminación del peligroso insecticida endosulfán en Uruguay

La eliminación del uso del insecticida endosulfán es urgente por su toxicidad y su capacidad de bioacumulación y persistencia en el medio ambiente.

El endosulfán es un insecticida utilizado a gran escala en monocultivos agrícolas y su aumento en los últimos años ha sido proporcionalmente relacionado a los cultivos transgénicos, particularmente en la soja.

El endosulfán está catalogado como un contaminante orgánico persistente (COP), por lo que RAPAL (Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina), solicitó su incorporación al recientemente aprobado Convenio de Estocolmo, donde los gobiernos se comprometen a eliminar estas sustancias químicas tóxicas.

Dado que esta incorporación debe ser presentada por un país ratificante del convenio, la semana pasada RAPAL solicitó formalmente por escrito a los ministerios responsables y competentes de plantear la incorporación del insecticida endosulfán a la lista de nuevos COPs del Convenio de Estocolmo. Esta carta fue entregada al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, al Ministerio de Salud Pública, al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y al Ministerio de Relaciones Exteriores.

En la carta presentada a los ministerios RAPAL afirma que “el plaguicida endosulfán por estar considerado un COP su incorporación a la lista de nuevos plaguicidas urge y su eliminación es aún más imperiosa, desde su producción hasta su uso. Los daños que ha causado en el mundo entero son ampliamente conocidos y actualmente está siendo usado masivamente en Uruguay.”

La carta termina diciendo que “como país partícipe del Convenio de Estocolmo y responsable por la eliminación de los COPs, esperamos tener una respuesta positiva desde las autoridades competentes frente a este pedido.”

RAP-AL Uruguay
31 octubre 2005