RAPAL expone sobre agrotóxicos ante Comisión de la Junta Departamental de Montevideo

El día 10 de julio RAPAL fue recibido por la comisión de Medio Ambiente de la Junta Departamental de Montevideo, con el objetivo de dar a conocer estudios realizados en Uruguay sobre efectos sobre la salud por el uso de agrotóxicos.

La entrevista empezó con un reconocimiento de RAPAL a la Comisión de Medio Ambiente por estar comprometida y trabajando en la temática, tal como fue demostrado en el seminario organizado por esa Comisión -“Calidad alimentaria y el uso de agroquímicos en las frutas y verduras”- realizado el día 2 de julio en la Intendencia Municipal de Montevideo.

Uno de los temas que RAPAL planteó fue el uso indiscriminado de plaguicidas en los hogares y los jardines en el combate de ratas, cucarachas, mosquitos y hormigas, y la preocupación que existe por la enorme cantidad de plaguicidas que se encuentran a la venta en los supermercados y la aplicación que se hace en forma indiscriminada por las empresas fumigadores.

RAPAL manifestó que constantemente se nos consulta por plaguicidas que son muy tóxicos y que son aplicados por estas empresas tanto en conjuntos habitacionales como en casas, sin siquiera informar a sus habitantes del peligro al cual están expuestos. Más de la mitad de la población del Uruguay vive en Montevideo y las fumigaciones son realizadas sin ningún conocimiento de lo aplicado por parte de los habitantes y muchas veces ni siquiera por los aplicadores. Se enfatizó en este tema, ya se que las autoridades departamentales y más aún de esta comisión, deben estar al tanto y tomar medidas adecuadas para que al menos haya un mayor control.

El otro tema planteado fue que toda la producción de hortalizas y verduras producidas en Canelones, San José y Montevideo Rural pasa por el Mercado Modelo y es aquí donde debería haber un mayor control de los residuos de agrotóxicos en las mismas. El mercado Modelo ha realizado estudios de residualidad de agrotóxicos en frutas y verduras, pero estos son aún insuficientes y además se deberían de hacer en forma constante.

También se planteó la importancia en aplicar los niveles máximos permitidos de residuos de agrotóxicos usados para la fruta de exportación, ya que estos son más exigentes que los usados en nuestro país. De esta manera nuestra población estaría protegida de la misma manera que se protege a la de los países a los que se exporta.

Se dio a conocer a la comisión los efectos en la salud que producen los agrotóxicos: Disrupción Endrocrina. Al ingresar los agrotóxicos al cuerpo, actúan como si fueran hormonas, de tal manera que se produce una alteración en la expresión de características consideradas como normales. Por ejemplo, la producción y movilidad de los espermatozoides, los ciclos de ovulación, etc.

Estas sustancias también pueden interrumpir la acción natural de las hormonas sexuales en el cuerpo de una mujer; algunas simulan la actividad de los estrógenos, relacionado como factor de riesgo en el cáncer de mama.

También pueden impactar en el sistema neurológico de los niños dificultando la coordinación motora gruesa, coordinación motora fina, el vigor, percepción del espacio y memoria de corto plazo. También se asocia a lesiones en el cerebro y los nervios en seres humanos.

RAPAL también manifestó su preocupación por el aumento de las importaciones y del uso masivo de los agrotóxicos en los últimos años, señalando que esto se debe básicamente a la expansión de los cultivos de la soja transgénica.

Se recordó a la comisión que en el año 2002, en la Resolución 8232, esta Junta “Promovió la prohibición de importación y/o producción de organismos animales y vegetales modificados genéticamente”.
http://www.juntamvd.gub.uy/dec_res/indexados/res_8232.htm

Una de de las consideraciones a esa Resolución expresa específicamente lo que está sucediendo y lo expresado por RAPAL durante la entrevista: el “aumento de productos químicos cuya consecuencia es la contaminación del suelo, del agua y de los alimentos”.

Finalmente, en la entrevista con la Comisión, se hizo entrega del libro “Agricultura agroecológica - orgánica en el Uruguay” realizado por RAPAL, con el objetivo de demostrar que Uruguay tiene todas las condiciones adecuadas para realmente producir alimentos sin venenos y que de esa manera se estaría protegiendo la salud de la gente, nuestro suelo, agua y aire.

Julio 2007 - RAPAL Uruguay