Fábricas de celulosa: el convidado de piedra en el Convenio de Estocolmo

La primera semana de mayo se reunirá en Uruguay la primera Conferencia de las Partes del Convenio de Estocolmo, que reunirá a representantes oficiales de los países que han ratificado el documento. Poco podrá mostrar el gobierno uruguayo en cuanto al compromiso que asumió al ratificar el Convenio de Estocolmo en cuanto a la reducción de dioxinas y furanos, ya que el gobierno anterior aprobó la instalación de dos gigantescas plantas de celulosa en las cercanías de Fray Bentos, que, en caso de instalarse, incrementarían las emisiones de dioxinas y furanos en el país, violando así el espíritu del convenio.

Es interesante señalar que las dos empresas que pretenden instalar esas plantas en Uruguay tienen en sus países dos tipos de plantas de celulosa: uno con el sistema llamado ECF (que utiliza dióxido de cloro) y otro con el proceso TCF (que no utiliza ni cloro ni compuestos de cloro). Sin embargo, ambas empresas (la española ENCE y la finlandesa
Botnia) se proponen instalar en Uruguay plantas con el sistema ECF, que es precisamente el que libera dioxinas y furanos.

Ambas empresas han asegurado que sus emisiones de esos contaminantes serán casi inexistentes y tanto el gobierno anterior como el actual parecen haberles creído. Es importante entonces resaltar que existen estudios internacionales que prueban lo contrario.

La presencia de cloro elemental (que es el principal generador de dioxinas y furanos) en plantas de celulosa ocurre a través de dos formas. Por un lado, la propia producción del dióxido de cloro que utiliza la planta es acompañada por la co-producción de cloro elemental. Pero aún si ese problema se resolviera “también se genera cloro elemental durante el blanqueo con dióxido de cloro” (Reeve et al. 1995).

Es decir, que si se instalan las plantas de celulosa, Uruguay aumentará sus emisiones de dioxinas y furanos a niveles probablemente muy superiores a los que fueron estimados por las evaluaciones de impacto ambiental presentadas por las empresas. ¿Qué dirá Uruguay, como país anfitrión, en la apertura de la Conferencia de las Partes del Convenio
de Estocolmo, acerca de su compromiso con el convenio?

RAPAL (Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas)
25 de abril 2005