Día Mundial del agua, forestación y celulosa
Comunicado de prensa 22 de marzo de 2006

El Grupo Guayubira adhiere a los festejos del Día Mundial del Agua, en un mundo en el que este recurso comienza a ser cada vez más escaso en cantidad y más degradado en calidad.

En un país como el nuestro, en el que el voto mayoritario de la población determinó una reforma constitucional para proteger nuestros recursos hídricos de la privatización, importa traer al debate un tema que hasta ahora ha pasado casi desapercibido por parte de la opinión pública: el agua en la forestación y la fabricación de celulosa.

Dado que en estos momentos el debate se centra en la instalación de las fábricas de celulosa de Botnia y Ence las siguientes cifras se refieren a dichas empresas, pero en materia de plantaciones son aplicables a todas las empresas forestales.

De acuerdo con las cifras que maneja el informe de consultoría del Banco Mundial sobre el impacto acumulado de las dos fábricas de celulosa, Botnia y Ence necesitarán unas 208.000 hectáreas de eucalipto para abastecer sus fábricas. Si bien no existen estudios concretos en Uruguay, en general se entiende que cada eucalipto consume en promedio unos 30 litros de agua por día. La mayoría de las plantaciones de eucaliptos tienen 1.100 árboles por hectárea. Haciendo un simple cálculo aritmético, se concluye que esas plantaciones consumen diariamente la gigantesca cifra de 6.864 millones de litros, que equivale a una fila de camiones cisterna de 20.000 litros que empieza en Montevideo y termina
mucho más allá de Rio de Janeiro. ¡Todos los días!

Ese enorme consumo de agua no solo es gratuito, sino que además en muchos casos ya ha demostrado ser abusivo, afectando la disponibilidad de agua por parte de otros productores agropecuarios. Los casos de Cerro Alegre, Pence, Saddam, pueblo Las Flores y muchos otros que se quedaron sin agua son testigos de ese consumo abusivo y los responsables son las grandes empresas forestales, entre las que Botnia y Ence ocupan un lugar destacado, al ser propietarias de 100.000 hectáreas de tierra cada una, en las que crecen sus eucaliptos.

En cuanto a calidad, muchas de esas plantaciones se han instalado en suelos hasta entonces ganaderos, caracterizados por un uso mínimo de agrotóxicos. La forestación ha implicado el empleo masivo de hormiguicidas muy contaminantes (como el organoclorado persistente Mirex), así como de herbicidas como el Round up. Todos estos agrotóxicos terminan, tarde o temprano, en los cuerpos de agua, provocando así la degradación de los recursos hídricos en regiones hasta entonces libres
de contaminación.

Al consumo de agua por las plantaciones para celulosa se sumaría el de las propias fábricas. La fábrica de celulosa de Botnia usará todos los días 86 millones de litros de agua. Esto equivale a 4.300 camiones cisterna de 20.000 litros cada uno. A ella se agregarían 2.000 camiones cisterna más en caso de que también la fábrica de Ence estuviera en funcionamiento.

Ese consumo sería también gratuito, pero con el agravante de que el 80 por ciento de este volumen volvería todos los días al río, pero ahora con una carga de contaminantes que afectarán la biología del río, el conjunto del ecosistema y la salud de la gente.

Uruguay tiene la fortuna de contar con abundantes recursos hídricos, que en su mayoría aún se encuentran en buenas condiciones de calidad. Conservar esta riqueza es responsabilidad de todos. Destruirla también lo es. Por ello, en este Día Mundial del Agua, hacemos un llamado a la
meditación sobre como los actuales proyectos en debate pueden contribuir a degradar este recurso, tanto en cantidad como en calidad.

Grupo Guayubira
info@guayubira.org.uy
www.guayubira.org.uy
410 0985 / 413 2989
099 367 966