*
 

Fumigadores y cazadores

por Eduardo Gudynas

Cazar y fumigar fue parte de una relación con la Naturaleza entendible en el siglo pasado, pero hoy son prácticas seniles y además inaceptables.

En el seguimiento de los temas ambientales de las últimas semanas hay dos hechos que se destacan y que pueden resumirse en los papeles que muestran cazadores y fumigadores.

Cualquier abordaje sobre la cacería en Uruguay debe comenzar por reconocer que posiblemente las prácticas más comunes y difundidas sean ilegales. Es que cuando se matan distintos mamíferos, como carpinchos, mulitas o peludos, o cuando se le dispara a algunas aves, como las gallinetas de monte, variedades de patos nativos, etc., todo eso son casos de prácticas ilegales.
En sentido estricto en nuestro país la fauna nativa está protegida y no puede ser cazada; sólo las especies plaga y algunas otras en ciertos momentos del año, como las perdices, pueden ser cazadas libremente. Pero a pesar de esto, se acepta con toda naturalidad que en la campaña se baleen o se chumbeen a todo bicho que camina.

Seguir leyendo >>

La inundación de la bóveda de semillas es solo el inicio de nuestros problemas

por Jack Heinemann

Construida en el permafrost, el Svalbard Global Seed Vault, de diez años de antigüedad, que actualmente contiene 850.000 variedades de semillas de cultivos alimentarios, debía cuidarse a sí mismo, pues operar "sin la ayuda de los humanos". Esta nevera en una mina de carbón abandonada, hizo titulares por necesitar nuestra ayuda.

Ampliamente conocido como la "bóveda del juicio final" y la idea del conservacionista Cary Fowler, se supone que salvaguarda el suministro de alimentos en caso de catástrofe regional o global. "Incluso dado los peores escenarios para el calentamiento global, las tres salas de la bóveda permanecerán naturalmente congeladas por hasta doscientos años", dijo Fowler. Aunque no se destruyeron semillas en la inundación, que tuvo lugar el año pasado -el agua se congeló en el túnel, mucho antes de llegar a las bóvedas-, el evento desafía los cálculos tranquilizadores de Fowler. Es un recordatorio de los peligros de subestimar el poder del cambio climático.

Sin embargo, los cálculos correctos sobre el cambio climático ha sido siempre un problema con la bóveda. Los bancos de genes pueden hacer un trabajo importante para preservar la biodiversidad y tener respaldos de seguridad que ayuden al mundo a correr más suavemente a través de la crisis. Pero no son pólizas de seguro para el apocalipsis. Incluso pensando que podría invitar al desastre.

Seguir leyendo >>

Colorado 2127 - CP 11800 - Montevideo - Tel: (598) 2204 0816 - E-Mail: coord@rapaluruguay.org